Una experiencia diferente…

Pocos nos atrevemos a contar experiencias sobre “medicina complementaria”, particularmente no tengo una enfermedad, tengo problemas físicos derivados del estrés ¿Quién no? y somatizo. Mi necesidad –como la de muchos otros-, es la de armonizar: cuerpo, mente y espíritu. Durante varios años hice Yoga,  no el sistema tradicional sino el de Iengar y mejoré mucho, me costó lo suyo lograrlo ya que el sistema es bastante duro pero muy efectivo, lo dejé de hacer por distintos motivos: mudanza, distancia, horarios…, en fin fue un gran error.

Hace unos 4 años y por problemas similares ¡o casualidad! me encontré con  el Reiki, absolutamente diferente -debo aclarar que soy incrédula-, sin embargo reconozco que me ayudó mucho más de lo que imaginé: liberé fantasmas, angustias, broncas, etc. pero también abandoné porque siempre hay algo antes que nosotros mismos.

Hace pocos meses, una amiga-paciente, que me conoce bien me sentenció ¡lo que te pasa es que  estás desarmonizada! ¡No te escuchas a vos misma! Tenía razón y yo lo sabía, tantas ñañas juntas no eran normales. Con su ayuda y de su mano volví a Reiki.

¿Qué es Reiki? Es una técnica milenaria de armonización natural de todos los planos del ser humano: físico, mental, emocional y espiritual. Significa: Energía Vital Universal, en buen castellano: la misma energía que nos sustenta y por lo tanto no agrede ni es invasiva. No sustituye al tratamiento médico tradicional, lo acompaña.

Lo divertido de todo esto es que mis dos Reikistas coincidieron en algo que puede parecer increíble porque un médico en definitiva es agnóstico y científico, sin embargo lo practican, lo cual quiere decir que son tan humanos como nosotros y necesitan ayuda.

¿Cómo estoy yo ahora? Como si hubiera tomado un elixir que hizo que deje de “treparme por las paredes” por cualquier cosa, volviendo a encontrarme conmigo misma, haciendo un esfuerzo por preocuparme sólo de problemas concretos que me lleven a lograr mis objetivos, no “calentarme” –como buena descendiente de italianos-, por tonterías y por sobre todas las cosas cuidar de mi hermosa familia.

Si el tema les interesa, mi amiga Adelina podrá ampliar la información, es realmente muy interesante y la experiencia increíble.

Acerca de Adriana Justo

Arquitecta - Fundadora y Presidente de la Fundación Argentina de Talasemia FUNDATAL Cofundadora y Miembro del Comité Directivo de la Alianza Latina Miembro fundador de la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes -FADEPOF- Traductora oficial de la Federación Internacional de Talasemia (TIF)
Esta entrada fue publicada en Anemia del Mediterráneo, Anemias, Beta-Talasemia, Enfermedades de la Sangre, Enfermedades Raras, Exceso-sobrecarga de hierro, Fundación Argentina de Talasemia, FUNDATAL, Medicina complementaria, Reiki, Sangre, Talasemia, Talasemia Intermedia, Talasemia Mayor, Talasemia Menor, Temas en general, Transfusion, Trasplante. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una experiencia diferente…

  1. Cintia Ciraolo dijo:

    Hola, si realmente todas las ramas que nos ofrece la “medicina complementaria” son de gran ayuda para lograr nuestro bienestar. Yo hace unos años que estoy excursionando en todo esto, hoy soy Terapeuta Especializada en Flores de Bach y Terapeuta en Medicina Tradicional China. Y esto me permitió no solo mejorar mi calidad de vida, ya que poseo Talasemia Mayor, sino que también e podido ayudar a mucha gente a encontrarse con sigo mismo y armonizar su cuerpo, mente, alma y espiritu. Todabía me falta mucho más por recorrer y ayudar a quien este dispuesto, y eso me reconforta y me llena de alegría. Gracias a todo esto pude hacer a un lado mi problema y focalizarme en lo esencial de la vida. Si tienen la oportunidad no dejen de experimentar alguna de estas herramientas, les aseguro que les cambiará la vida.
    Un abrazo grande, Cintia Ciraolo.

    • ¡Cintia sos una genia!!!!!! Gracias por tu comentario, es mucho más que útil de lo que podés imaginar. Me encantó ya que -además de sorprenderme-, creo que puede ayudar a otros a comprender.
      Un beso enorme.

    • andres dijo:

      Hola Cintia! estaba leyendo lo que escribiste y me sorprendió mucho de la casualidad, resulta que también tengo talasemia mayor, y este año me anoté para hacer la diplomatura en medicina tradicional china y luego quiero especializarme en flores de bach.
      Me alegra mucho saber que esto te hizo muy bien y que lo compartas, te mando un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s