El camino hacia la cura

Técnicas para substituir, alterar o suprimir genes abren el camino para tratar diversas dolencias, entre otras la talasemia mayor

Un paciente con β-talasemia mayor (P2) recibió transfusiones de sangre desde los tres años de edad a causa de un par de genes defectuosos, no producía correctamente la hemoglobina -proteína que transporta el oxígeno dentro del cuerpo-.

La vida del joven comenzó a cambiar cuando se sometió a un tratamiento experimental para alterar los genes de las células de su médula ósea.

Hoy, cuatro años después trabaja ocho horas diarias como cocinero y no precisa recibir más transfusiones.

El estudio que se expone en la revista “Nature” – una de las publicaciones científicas más respetadas del mundo-, muestra el potencial de las llamadas terapias génicas (inserción de copias funcionales de genes defectuosos o ausentes en el genoma de un individuo. Se realiza en las células y tejidos con el objetivo de tratar una enfermedad)

En el año 2007 un equipo de especialistas de la Universidad de Paris –Descartes extrajeron de la  médula ósea de un paciente las células madre hematopoyéticas que dan origen a los diferentes componentes de la sangre. Estas fueron cultivadas, recibieron una copia correcta del gen necesario para  producir β-globina y fueron inyectadas en el joven.

Después de 33 meses, incluso teniendo una anemia leve, no precisa recibir transfusiones para reponer sus glóbulos rojos.

El resultado es innovador y prometedor, pero muchos especialistas especulan con que un conjunto de coincidencias esté por detrás de este éxito. ”Puede haber sido un caso fortuito”

Muchos estudios continúan en marcha para entender el resultado obtenido. También, será necesario comprobar y probar el estudio en un mayor número de pacientes para que la terapia pase a ser una práctica médica, evalúa la Dra. Sara Teresita Olalla Saad, profesora de la Facultad de Ciencias Médicas de Unicamp y Directora de la División de Hematología del Hemocentro de Campinas)

En la actualidad, existen en curso 1.644 pruebas clínicas de terapia génica en el mundo. Antes de ser aplicadas en seres humanos los estudios pasan por varias fases desde las de laboratorio  hasta los experimentos en animales. Debido a las exigencias de seguridad y eficacia, transcurren unos 10 años.

“En China donde las normas regulatorias son menos rigurosas ya se comercializa el primer producto de terapia génica para el tratamiento de cáncer de cabeza y cuello. Se trata de un virus que lleva el gen P53 capaz de suprimir células tumorales”, cuenta el Dr. Sergio Pablo Bydlowski, profesor de la Facultad de Medicina de USP y Director del Laboratorio de Genética y Hematología Molecular de la USP (IVU, San Pablo).

Enfermedades como la hemofilia,  inmunodeficiencias y problemas de visión están entre las áreas más destacadas. La facilidad en tratar algunas dolencias  tiene dos factores principales. “El primero  es la complejidad de la enfermedad. En la Talasemia y en Inmunodeficiencias, por ejemplo, necesitamos alterar, modificar un gen. No hay dudas que para tratarlo basta con sustituirlo. El otro factor es la naturaleza de la enfermedad.”

El sistema hematopoyético en cierta forma permite llegar hasta las células madre y alterarlas, explica el biólogo Bryan Strauss, investigador del Instituto del Corazón, en San Pablo y responsable del sector de Vectores Virales del hospital. Nacido en los Estados Unidos, casado con una investigadora brasilera con la que comparte el interés por las terapias génicas, el investigador hace una evaluación positiva de la situación que descubrió en Brasil. “Vengo encontrando buenas condiciones, mejores de lo que muchas personas en el exterior pueden imaginar. La Terapia Génica en Brasil está creciendo, y hoy hay por lo menos un protocolo clínico en curso en el país focalizado en la reparación del tejido del corazón infartado”.

En el año 2005 el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq) fundó la Red de Terapia Génica integrada por 27 laboratorios en seis estados; pero los médicos consideran que la inversión pública para las pesquisas es baja. Por lo tanto  el avance científico todavía es reducido en relación al resto del mundo, principalmente comparado con EUA y  Europa donde se realiza el 95% de los trabajos.

Procedimiento Delicado

A pesar de que la sustitución de los genes defectuosos para eliminar enfermedades parece algo simple, la terapia génica presenta desafíos para los investigadores.

Uno de los principales es identificar cual es la mejor manera de introducir los genes en las células. Para ello los científicos utilizan los llamados vectores, agentes transportadores del material genético, los que se dividen en dos grandes grupos: Virales y no virales, el vector Viral deriva de un vírus y el no viral deriva –por ejemplo-, de métodos físicos o transportadores lipídicos.

“La mayoría de las pruebas utilizan vectores virales que son más eficientes”, observa el Dr. Sergio. En general los virus utilizados son versiones inactivas de aquellos que causan las enfermedades. Ellos son alterados en el laboratorio pero preservan la capacidad de invadir las membranas de las células y penetrar en su núcleo para combinar los cromosomas. Así, los virus entregan el gen funcional directamente en el ADN.

En el caso del paciente P2, con β- Talasemia mayor, la sustitución de los genes ayudó a evitar las transfusiones mensuales. Así y todo, el resultado surgió de manera inesperada. Células en las que el vector se integró en el gen que codifica la proteína HMGA2 tuvieron una desregulación que llevo al éxito de la terapia.

Esta dificultad en prever la actuación del vector en el ADN  puede conllevar ciertos riesgos. “Los vectores virales se insertan al gen en el genoma de un modo aleatorio  (al azar), y en algunos casos pueden activar los llamados oncogenes, lo que causa células malignas” explica el Dr. Sergio. Otro problema central es la respuesta del sistema inmunológico al procedimiento. Aún habiendo sido  inactivado en el laboratorio, el vector viral puede ser reconocido como una cuerpo extraño y ser atacado por las defensas del organismo. En el caso de las enfermedades como la hemofilia la terapia lleva a producir factores de coagulación hasta entonces no producidos por el organismo de las personas enfermas, que también pueden ser reconocidos como cuerpos extraños.

Son los propios vectores quienes determinan la duración del funcionamiento del nuevo Gen en las células, pero la mayoría de ellos no consiguen extender ese período por más de algunos años. Una vez dentro de la célula el gen puede permanecer allí por meses e incluso años. Sin embargo, cuando la célula tratada muere, el efecto terapéutico termina y puede resurgir la enfermedad, por eso todavía es difícil hablar de cura, dice el Dr. Sergio.

A pesar de los riesgos que conlleva, la terapia génica es más segura y menos traumática que los tratamientos para el cáncer empleados actualmente, ej.: la quimioterapia. No produce caída del cabello, perdida de peso o vómito” compara Bryan.

Según el biólogo, de los 5.000 pacientes ya tratados con terapias génicas, apenas siete sufrieron efectos adversos severos. Ello no significa que la terapia haya sido exitosa  en todos los demás pacientes. Los médicos prevén que serán necesarios al menos 8 años para que la técnica pueda ser utilizada rutinariamente en pacientes con talasemia.

Precisamos cinco años más para repetir y reproducir los estudios y algunos años más para acompañar la evolución de los pacientes y ver si aparecen efectos colaterales”, dice la Dra.  Sara Saad. En el caso de otras enfermedades de la sangre como la leucemia y el  linfoma el desafío de los científicos es encontrar un gen responsable de inactivar las células enfermas o destruirlas.

El avance todavía es vago e impreciso porque tropieza con cuestiones éticas.” Falta osadía para aplicar la terapia génica en el momento precoz de la enfermedad. Para el cáncer, una enfermedad progresiva sólo se la permite en forma general, como último recurso después de que otros tratamientos fallan” dice Bryan.

¿COMO FUNCIONA LA TERAPIA?

  1. Antes del tratamiento, los investigadores estudian la enfermedad para investigar los genes defectuosos y determinar de que forma actúan. En el laboratorio producen copias saludables o sanas de los genes para sustituir versiones de genes con problemas
  2. Las células son retiradas del paciente y cultivadas in vitro. En el caso de la Talasemia son utilizadas células madre hematopoyéticas que originan los diferentes componentes celulares de la sangre incluidos los glóbulos rojos. Ellas pueden ser sacadas de la médula ósea, de la sangre periférica o de la sangre del cordón umbilical del paciente.
  3. Copias sanas de los genes se insertan en los vectores, agentes responsables de transportarlas al ADN de las células. Generalmente son utilizados virus modificados en el laboratorio. En la secuencia, la célula es incubada con el vector viral conteniendo el gen terapéutico.
  4. En el caso de la talasemia además de la terapia génica el paciente debe realizar quimioterapia para limpiar la médula ósea. Las células nuevas son inyectadas y se dirigen a la médula ósea donde comienzan a producir el tejido de la sangre como si no hubiese enfermedad.

Autor: André Cid.

Traducción: Dra. Zulema Iglesias Berrondo (abogada y colaboradora de FUNDATAL). Adaptación: Adriana Feldman de Justo.

Agradecemos la autorización  de ABRALE (Asociación Brasilera de Leucemia y Linfoma), para transcribir este artículo publicado en la revista de ABRALE de mayo de 2011.

Acerca de Adriana Justo

Arquitecta - Fundadora y Presidente de la Fundación Argentina de Talasemia FUNDATAL Cofundadora y Miembro del Comité Directivo de la Alianza Latina Miembro fundador de la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes -FADEPOF- Traductora oficial de la Federación Internacional de Talasemia (TIF)
Esta entrada fue publicada en Anemia de Cooley, Anemia del Mediterráneo, Anemias, Beta-Talasemia, DIA INTERNACIONAL DE LA TALASEMIA, Enfermedades de la Sangre, Enfermedades Raras, Fundación Argentina de Talasemia, FUNDATAL, Medicina complementaria, Parejas de riesgo, Sangre, Talasemia, Talasemia Intermedia, Talasemia Mayor, Temas en general, Transfusion, Trasplante y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El camino hacia la cura

  1. Gabriel prenafeta dijo:

    Interesantisimo. Muchas gracias x compartir.

  2. sonia dijo:

    que bueno seria q se ponga en funcionamiento en nuestro pais , no!!!

    • No tengas dudas, pero ¿sabemos si no se está haciendo? Este tema es igual que la película “De eso no se habla”. ¿cuantos investigadores en nuestro país tuvieron éxito? Muchos y en áreas que nunca hubiéramos imaginado. Importa poco quien logre el objetivo, lo importante es que se pueda aplicar y bien. Gracias por tu comentario, es espontáneo y expresa el deseo de muchos.

  3. angela dijo:

    me encanto ojala algun dia se puedan curar y que se pueda hacer en argentina

  4. valeria dijo:

    ojala que para variantes como la mía también!!

    • Valeria, espero que la cura llegue para todos los casos y cuando menos te lo esperes aparecerá ¿cuantos años esperamos quelantes orales y tratamientos a medida? Muchos, sin embargo ahora todo va más rápido, es cuestión de mantener la esperanza y no desesperar. Un beso y espero tu llamado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s