La Pascua y la familia

b96f-la-ultima-cena-da-vinciConservar las tradiciones de nuestro origen y fe, constituye un gran esfuerzo en el mundo demandante y competitivo que vivimos hoy.

Por esta razón la importancia de vivir estos días, de forma especial, reforzando nuestra fe en Dios y festejando La Pascua, con nuestra familia y seres queridos.

El pueblo hebreo celebra las Pascuas en conmemoración de la víspera del éxodo en busca de la Tierra prometida y para los cristianos, la Pascua es el paso de Cristo de la muerte a la vida.

Es el tránsito del sufrimiento provocado por la muerte de Cristo, a la alegría por su posterior resurrección.

Tanto para los judíos como para los cristianos, la Pascua es una celebración, y se la festeja -desde sus orígenes-, con una comida celebrada en grupo. Antiguamente para los judíos el rito fundamental de la Pascua era la cena en familia o en camaradería a base de cordero, pan ázimo, y salsa roja, y conmemoraba la liberación de la servidumbre de Egipto, la alegría por la libertad adquirida y la espera de la venida “el paso de Dios” para salvar a su pueblo de la esclavitud y llevarlo a la libertad. (Ex. 12 y Dt. 16)

Para los cristianos la palabra pascua, equivale a la fiesta de la Pascua, a la cena pascual y al cordero pascual, según quién relate la historia.

Lo cierto es que el martirio de Jesús, se desarrolla en un contexto pascual y coincide con la expulsión de los mercaderes, la elección y matanza de los corderos de pascua, de ahí su alocución al pan, y al cordero de Dios.

Hoy se interpreta que la última cena de Jesús fue un banquete, con los gestos del ritual judío de la comida, “bendición del pan” y “acción de gracias” por el vino.

Comió con los pobres en la mesa de los pescadores y cenó diariamente con sus discípulos.

En pocas palabras, sin olvidar los rituales litúrgicos, la Pascua es un tiempo para compartir la comida alrededor de la mesa familiar, seguir la tradición religiosa y estar bien espiritualmente.

Para terminar, recordemos que Dios está entre nosotros y que nos ama, por nosotros entregó la vida de su hijo, quien venció a la muerte y el pecado y siempre estará presente.

Felices Pascuas.

Acerca de Adriana Justo

Arquitecta - Fundadora y Presidente de la Fundación Argentina de Talasemia FUNDATAL Cofundadora y Miembro del Comité Directivo de la Alianza Latina Miembro fundador de la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes -FADEPOF- Traductora oficial de la Federación Internacional de Talasemia (TIF)
Esta entrada fue publicada en Fundación Argentina de Talasemia, FUNDATAL, Sangre y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s